in

Nutrición: cómo comer para tener más energía

Si ha estado fuera de la silla todo el invierno, su metabolismo puede sentirse un poco lento en este momento, especialmente si pasó el período festivo llenándose la cara con pastel y los mejores vinos disponibles para la humanidad.

La buena noticia es que el ejercicio regular pronto hará que vuelva a conducir, y puede impulsar ese proceso, y sus niveles de energía, con algunos cambios rápidos y fáciles en sus hábitos alimenticios. Así es cómo…

Mañana

Hidrátate al despertar

La deshidratación es la causa más común de fatiga y después de seis a ocho horas de kip sin líquidos, estará deshidratado.

Así que asegúrate de empezar el día bebiendo medio litro de agua. Elimina las toxinas, reabastece tu cerebro y despierta tu metabolismo.

Su cuerpo es 72% de agua, recuerde, así que aplíquelo con una gran cantidad de H2O temprano y manténgalo lleno durante todo el día.

Desayunar bien

El desayuno es la comida más importante del día. La palabra significa literalmente romper el ayuno que su cuerpo ha soportado durante la noche, dejando sus reservas de energía agotadas hasta en un 80%.

Así que no te lo saltes, pero rellénalo con proteínas, que te llenarán y te ayudarán a mantener los niveles de azúcar en la sangre.

Come huevos, frijoles horneados con bajo contenido de azúcar, yogures sin azúcar y avena y no te equivocarás.

Tarde

Vuélvete loco entre comidas

Ese desayuno lleno de proteínas te ayudará a sentirte más lleno por más tiempo, ya que desviarás el pico (y la caída) de energía que obtendrías de un desayuno rico en carbohidratos o azucarado.

Sin embargo, si te da ganas de comer entre comidas, prueba a comer nueces y semillas, en particular avellanas y almendras.

Ambos tienen un alto contenido de magnesio, que proporciona energía a la vez que elimina los dolores de hambre. No necesitará muchos, algunos bastarán.

Potencia tu almuerzo con proteínas

Ya sea que esté comprando un sándwich para llevar o comiendo algo que preparó en casa, busque comer lo más saludablemente posible a la hora del almuerzo y coloque proteínas de alta calidad y bajas en grasa en el centro de su comida.

Si eres un devorador de carne, eso significa salmón, atún, pollo o pavo. Si eres un vegetariano, entonces busca poner huevos, frijoles, nueces, mantequilla de maní, soja o productos Quorn en tu plato.

Noche

Mantenlo limpio y simple

La cena debe ser una mezcla de proteínas y carbohidratos (pollo y arroz a la parrilla, por ejemplo). Al igual que con el desayuno y el almuerzo, consuma también una cucharada saludable de frutas o verduras.

Elimine los bocadillos y bebidas azucarados de su dieta. Lo mismo ocurre con las comidas rápidas y preparadas, que a menudo introducen azúcar en la mezcla para falsificar el sabor y reducir los costos de producción.

Todos estos causarán estragos en sus niveles de energía. Siempre que sea posible, trate de comer limpio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tutorial: Cómo reemplazar un radio

Cómo montar con vientos cruzados